Como en muchos otros deportes, la participación segura en un juego de paintball exige el respeto de unas reglas de seguridad adecuadas. Cuando éstas se siguen, el paintball es extremadamente seguro, con una tasa de heridas de sólo 0,2 por cada 1.000 juegos. La probabilidad de resultar herido en otros deportes de equipo populares es mucho mayor, por ejemplo, unas 12 veces más altas para el fútbol y 7 veces más altas para el béisbol. También se dice que el paintball es más seguro incluso que el golf y los bolos en términos de heridas por jugador.

Reglas de seguridad

Careta de seguridad

La reglas de seguridad más importante del paintball es que todos los jugadores deben ponerse una mascara que cubra los ojos, la boca y la nariz, normalmente con una máscara de plástico sujeta a ellas que cubre el resto de cara y se curva sobre las orejas, en todo momento cuando juegan o están cerca de personas que juegan. Aunque las bolas de pintura no producen heridas permanentes en la mayor parte del cuerpo, los ojos, y en menor medida los oídos, son vulnerables a heridas graves si les golpea una bola de pintura. Las máscaras de paintball se diseñan especialmente para este deporte y son capaces de soportar el impacto directo de una bola de pintura. Las instalaciones comerciales de paintball exigen a los jugadores llevar una máscara específicamente diseñada para este deporte. Es extremadamente seguro.

Velocidad de las bolitas de pintura

Además del uso obligatorio de máscaras, las marcadoras no deben disparar bolas de pintura por encima de una determinada velocidad.

El limite de velocidad en Baja Paintball es de 285 pps. Velocidades incluso menores pueden ser dolorosas en distancias cortas, lo que debe evitarse en lo posible. Los jugadores visten a veces gruesas chamarras y guantes para cubrir toda su piel.

Tapones de seguridad

Todos los jugadores deben usar algún tipo de dispositivo de bloqueo del cañón en sus marcadoras cuando no están participando activamente en un juego. Estos dispositivos suelen tener la forma de una pequeña bolsa (conocida como tapón del cañón) que cubre el extremo del cañón y se sujeta en su lugar mediante un cordón elástico enrollado en torno a la marcadora. El tapon atraparía así cualquier bola de pintura disparada por accidente. Las marcadoras más modernas cuentan con un sistema de bloqueo de seguridad, en el que un botón en el lateral de la marcadora bloquea el gatillo. Sin embargo, incluso con este añadido, los jugadores deberían siempre usar un dispositivo de bloqueo del cañón.

Reglas comunes

Eliminación de jugadores

Los jugadores se eliminan unos a los otros del juego alcanzando a sus oponentes con una bola de pintura que se rompa al impactar contra ellos y les deje una marca de pintura visible. Cuando un jugador es marcado, se le elimina de ese juego y podra volver a jugar hasta el siguiente juego.

La mayoría de las reglas consideran válidos los blancos en cualquier parte del cuerpo, la ropa, el equipo o cualquier objeto que el jugador lleve o vista. Esto incluye los pies, la marcadora, la mochila o un objeto tomado del campo. Estas reglas especiales deben acordarse al inicio del juego.

Si un jugador no está seguro de si una marca que han recibido es un blanco válido o no, bien porque la marca proceda de una salpicadura, porque no puedan ver la parte del cuerpo donde fueron alcanzados o porque el disparo proceda de un jugador que ya haya sido eliminado, puede pedir a un árbitro o a un compañero que determine si el disparo es válido o no. Esta acci??n se denomina paint check (“prueba de pintura”) y suele solicitarse gritando estas palabras a un árbitro cercano. Algunas reglas permiten que el árbitro declare neutral a un jugador durante un paint check de forma que pueda examinarlo más de cerca, ya que cuando un jugador es neutral, debe dejar momentáneamente la partida mientras es examinado, de forma que no puede disparar ni puede disparársele.

Los jugadores también pueden ser eliminados de la partida por otras razones, como por ejemplo autoeliminarse gritándolo, ser alcanzados por granadas o minas de pintura (si el juego permite su uso), o por una infracción, como salirse del campo o abandonar el punto de partida antes del comienzo de la misma.

Dado que los jugadores que se declaran eliminados lo son incluso aunque no hayan sido realmente alcanzados, los jugadores deben siempre comprobar que una bola de pintura que les haya alcanzado llegó a dejarles una marca. Una bola de pintura puede alcanzar el cuerpo de un jugador sin romperse, lo que no supone un blanco. Los jugadores también pueden solicitar un paint check del oponente si creen que el alcanzado, especialmente si éste parece no haberse dado cuenta o intenta ocultar o eliminar un blanco. Eliminar una marca de pintura y seguir jugando es una trampa grave conocida habitualmente como wiping (“limpieza”) que suele acarrear graves penalizaciones, incluyendo la prohibición permanente de acceder a la instalación comercial de paintball. En los torneos suele aplicarse una penalización 3 por 1, donde se elimina del juego al infractor y a otros tres compañeros de equipo más.

Reglas de rendición

Algunas reglas exigen que un jugador a cierta distancia de un oponente que no le haya visto (normalmente de 3 a 5 m) debe pedir a éste que se rinda (gritándole una frase previamente acordada) antes de dispararle. Si el oponente accede verbalmente o levantando las manos o la marcadora, se consideran alcanzados y eliminados de la partida. Por el contrario, si rehúsan o intentan cualquier acción hostil (como girarse para disparar), el jugador que pidió la rendición puede disparar. Sin embargo, mientras espera respuesta este jugador puede ser alcanzado por los disparos de otros jugadores. Ser alcanzado desde tan corta distancia por una bola de pintura puede resultar doloroso, y se considera educado y de buen deportista ofrecer al oponente la oportunidad de rendirse siempre que sea posible en lugar de dispararle innecesariamente desde una distancia muy corta.

En casi todos los torneos no se contempla la rendición, y si un jugador sorprende al oponente con la guardia baja tiene libertad para dispararle. Tácticas tales como el run through, consistente en correr por el campo disparando a tantos contrarios como sea posible, se han desarrollado con el tiempo y son muy importantes. Otro movimiento popular es el bunkering, en el que un jugador carga contra un búnker o barricada tras el que se protege un oponente y le dispara desde arriba o desde los lados.